Todas las fotografías y textos están protegidos con Copyright, si decides compartir algún contenido nombra a la autora, gracias.

SiempreVerde organiza sus eventos a través de "Escuela de Pensamiento Lateral Ascociación"

Siguenos:

 

  • Facebook Basic Black
  • Black Google+ Icon

© 2016 by SiempreVerde. Proudly created with Wix.com

I Know - Eivor
00:00 / 00:00

Mis pies se hunden en la

almohada de hojas;

frescas y mullidas, me reciben.

Estoy en el Hayedo.

Un poco de ti, un poco de mi,

la Abuela Haya nos arranca

un pedazo de tiempo.

Como seres de otro mundo

nos abrazamos al Bosque

y el Bosque extasiado

nos deleita de nuevo.

Más cerca que nunca de las raíces,

las manos rascando el cielo.

Las hojas gritan tu nombre

y yo,

yo vivo en su rezo.

© Noelia Velasco

Y cuando a ella le pesaban los días,
él le prestaba sus alas.
Y cuando a él las nubes le distraían,
ella en un beso la Tierra le regalaba.

 

© Noelia Velasco

Yo camino contigo

aún cuando nuestros pasos ni se rocen,

aún en la distancia más austera,

aún en la embriaguez del olvido,

camino a tu lado como tú al mío.

El amor que anduvimos

tiene la fuerza de mil leones,

canta las letras de las estrellas,

vive inmenso en nuestros corazones.

No puedes irte,

porque eres infinita

y nada en ti termina,

todo lo que has sido comienza.

Amarte es la virtud de los valientes,

de mi, que vivo la vida en tu Selva.

 

Escrito y sentido para Selva,

a un mes de haberse ido físicamente.

 

©Noelia Velasco

   Soy la morada de los Eternos,

el descanso de los Infinitos,

soy el altar de los secretos,

la gruta insondable de magia y atrezzo.

Soy tu YO más perfecto,

el que siempre ama en verde,

siempre inmenso.

Soy la rama táctil del cielo

por la que trepan tus besos.

El tronco leñoso de afecto,

soy tu YO más sincero.

Soy aquello en lo que te conviertes

cuando tus pies me rindieron.

La roca, el barro, el sendero,

el pájaro que baila en el cielo.

Soy parte de tí como tú de mí,

en alianza y compaña crecemos.

Soy gutural como la noche,

Soy el BOSQUE…. tu Reino.

©Noelia Velasco

Los viejos robles han caído,

has de tener cuidado al andar.

Protege tus pasos con salvia y romero,

y así la deuda del miedo

de ti y de tu tiempo

se olvidará.

© Noelia Velasco

Hay voces que hacen aullido

y corazones que hacen manada.

© Noelia Velasco

Esta noche que duerme en mis manos,

cada segundo promete primavera,

todas las estrellas a mi lado

susurran...

eres infinitamente eterna.

© Noelia Velasco

Please reload

Algún día me sentaré a tu sombra,

atenuarás los rayos de sol en mi piel.

Si pudiera elegir mi paisaje

sería cobijada en ti,

en una hora atardecida

y descansando sobre tu futuro tronco,

fuerte, robusto, generoso.

Ahí estarás esperándome cada día,

para turbarme con tu paz inmensa,

para recordar que todos los días

son la memoria firme de los olvidados,

para hablar del amor insondable

que sólo eres tú capaz de albergar...

noble carbayo.

©Noelia Velasco

Verse a oscuras

Para desarrollar el tacto preciso y hermoso.

Tocarse en duda,

Sin saber si esta cercanía

Es la mía o es la tuya.

El beso cae como en derrama

Y tú lo alcanzas

Para no desperdiciar ni un solo encuentro.

 

 ©Noelia Velasco

Me desperté en mitad de la noche,

me desnudé del silencio y me alboroté.

El olor intenso a jazmín

casi hacía que me marease.

Era tanto el calor...

Con todos mis sentidos

funcionando al unísono

traté de buscar algo familiar.

Pero la estela de magnetismo,

de ritual, de entrega absoluta,

me recordó que sólo podía estar en un sitio...

estaba en India.

 

Escrito en la India,

el hermoso día 18 de Noviembre del año que vivi el 2011

 

© Noelia Velasco

Sempiterno:

Dícese de lo que nunca se acaba,

de la elocuencia infinita,

de lo que aparentemente no tiene fin.

Como el abrazo que se desborda,

o la noche de llanto invernosa.

Como esperar las palabras correctas,

o la mentira que repta.

Dícese de ti y de mi.

El árbol que a postula su corteza,

que de la raíz hace maraña en el cielo,

la niña que por el día sueña

dícese...

que su alma es sempiterna

y su mundo feliz.

 

© Noelia Velasco

Benditos sean los Bosques,

iglesias entre el asfalto,

catedrales del mundo,

templos del hombre nuevo.

© Noelia Velasco

Se encendieron las viejas historias,

del bosque encantado

el alma te habló.

Las hadas del viento,

los duendes del fuego,

los seres del agua,

la noche cerrada

dió pasos a los cuentos

que el niño al alba

un día creó.

© Noelia Velasco

Dicen que la que anda con lobas

a aullar se enseña...

Las lobas andamos con sigilo

y nuestra presa es el miedo.

Encadenado se halla,

secreto en la sombra.

Somos furtivas del viento

que corre de boca en boca.

Alguna se muestra herida,

si encierra el tiempo en su alcoba.

Somos las lobas de la noche aprendices,

del día galope y antorcha.

Perenne somos para el amor,

como lo es al otoño alguna hoja.

Somos con el aullido

las que quebramos la aurora.

Solitarias e incandescentes,

febril la emoción

si nos llega la hora.

La cama salpica recuerdos,

pero avanzamos, tenaces,

indignas del sueño;

etenas y amables,

no hacemos sangre,

no hacemos sorna.

Vulnerables al dolor somos las Lobas,

pero resilientes amantes,

nunca nos detiene la sombra.

© Noelia Velasco

Esto va de horizontes,

no tanto de perderse

como de encontrarse en ellos.

© Noelia Velasco

Tierra hollada por donde transitas,

trocha de camino angosto,

verde y absorto de maleza.

Te refugias en la senda,

en la fugacidad de la vereda.

Como cicatrices en la tierra

desnuda, avanzas, depiertas...

© Noelia Velasco

Please reload

Los textos y poemas están registrados en el Registro de la Propiedad Intelectual de Oviedo, antes de compartirlos, ponte en contacto con la autora. Gracias.