LIBROS VIEJOS

Cuando compro un libro de "viejo", espero a llegar a casa para abrirlo. A veces y sólo a veces, de entre sus páginas caen viejas notas, raídas tarjetas, antiguas fotografías. A veces y sólo a veces, en su comienzo luce una dedicatoria que te abre la puerta hacia otra vida, otros sueños y esperanzas que se quedaron absortas en algún camino. A veces y sólo a veces, la caligrafía excelsa te remite a una personalidad concreta, que entrelazada por los años a la hoja amarilla y desgastada, te ofrece una lectura paralela a la del mismo libro. ¿Quién pasó las páginas? ¿con qué anhelo lo hizo? ¿con qué tristeza comulgaba? ¿cuántos sueños vio cumplidos?. Nunca me deshago de las notas que encuentro entre página y página, las dejo ahí, como si algún día fueran a revelarme la pista de algún tesoro, como si fueran el morse oculto entre viajeros del tiempo. En ocasiones encuentro caligrafias tan parecidas a la mía, que siento que viajé hacia esa existencia para entregarme en esa dedicatoria. Los libros no son desehechados, son liberados para iniciados en las artes de la profunda vida. Algún día los míos volarán a otras manos y a otros ojos. A veces y sólo a veces, alguien encontrará mis notas, mis fotos, mis palabras escritas al margen, mis sueños. 

Texto y Fotografía: Noelia Velasco

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Todas las fotografías y textos están protegidos con Copyright, si decides compartir algún contenido nombra a la autora, gracias.

SiempreVerde organiza sus eventos a través de "Escuela de Pensamiento Lateral Ascociación"

Siguenos:

 

  • Facebook Basic Black
  • Black Google+ Icon

© 2016 by SiempreVerde. Proudly created with Wix.com