Todas las fotografías y textos están protegidos con Copyright, si decides compartir algún contenido nombra a la autora, gracias.

SiempreVerde organiza sus eventos a través de "Escuela de Pensamiento Lateral Ascociación"

Siguenos:

 

  • Facebook Basic Black
  • Black Google+ Icon

© 2016 by SiempreVerde. Proudly created with Wix.com

February 8, 2019

May 28, 2018

May 23, 2018

May 21, 2018

May 14, 2018

Please reload

Entradas recientes

Sola en el Bosque Nocturno

September 5, 2017

1/1
Please reload

Entradas destacadas

La Colaboración del Bosque

March 8, 2018

La naturaleza está exenta de competividad (al menos de compentencia tal y como la entedemos desde las perspectiva humana) y desbordada de colaboración. La competencia nace del egoismo y de la imposición. La colaboración nace del altruismo y de la carencia absoluta de apegos. Pero no hay que confundir este mensaje con un entorno naif y edulcorado, cuando la realidad de la naturaleza es abrupta y en muchas ocasiones dura para nuestra comprensión. En el bosque los animales cazan, la cadena trófica se expresa sin adornos ni delicadezas, los árboles son devorados por bacterias, hongos, insectos, animales mayores. ¿Cuál es la diferencia con nuestro mundo? Un árbol sirve al mundo, no a su propio fin, no a su individualidad, y lo hace sin apego a la vida, con el amor incondicional del que tanto oímos hablar y poco practicamos. Un árbol cede su vida con amor cuando es necesario, nunca hay odio en su acción, pero si puede haber dolor, cuando arrasamos con la vida de forma tan inconsciente. Tanto los vegetales como los animales buscan perpetuar su especie y en ello se basan todos sus movimientos, y una especie tiene el valor de sostener a las otras en el equilibrio trófico. Todo obedece a un plan mayor que el hombre interrumpe con su ignorancia de forma intermitente y con más ahinco desde la revolución industrial. Como ya comenté en alguna ocasión, si observas a una Mantis religiosa devorar el cuerpo de un insecto, sin molestarse en matarlo antes, engullendo tranquilamente entre los estertores de la pronta muerte de su víctima, puede que te impresionase y lo sintieras un acto despiadado y hasta puede que quisieras intervenir y privarle del alimento a la Mantis y rescatar heroicamente al insecto, y eso pondría de manifiesto que no has entendido nada. Todo animal está supeditado a otro tanto como a su propia especie y su empeño de vivir obedece a la exigencia de llevar a este planeta al espectro de equilibrio para el que está destinado. Un animal no come más de lo que nec